RETOS Y DESAFÍOS DEL SECTOR ORGANIZADO DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD EN HONDURAS



Las Personas Con Discapacidad organizadas cuentan con un tejido orgánico normalmente debilitado, cuyo crecimiento vegetativo constituye el principal reto del sector organizado. Dicho crecimiento es producto del quehacer institucional y las características particulares, pero es necesario asumir las fragmentaciones, las divisiones que laceran y a veces ocasionan heridas profundas y cicatrices imborrables; curar, cerrar, sanar y cuidarnos es uno de los retos que necesitamos asumir para avanzar juntos y juntas.


El cambio de autoridades gubernamentales ha puesto sobre la mesa nuestros propios desafíos, las expectativas con las que el sector organizado recibió al Gobierno que preside Xiomara Castro fueron altísimas, y las pocas respuestas ofrecidas han sido lentas; lo que ha generado una frustración en muchas Personas Con Discapacidad o en algunas Organizaciones. Manejar las expectativas, ofrecer soluciones y acompañar las iniciativas emprendidas por las instancias de gobierno puede convertirse en un camino para disminuir tenciones y construir salidas para el bienestar de los diversos grupos.

Otro reto es articular una propuesta estratégica encaminada a resolver los problemas principales del sector y de las Personas Con Discapacidad y sus familias; para ello es necesario consensuar una agenda en común que cohesione el trabajo organizado. Además, posicionar la discapacidad y la problemática de las Personas Con Discapacidad en la agenda pública, en todas las secretarías y a todos los niveles, incluso en la esfera mediática, la cual por sí sola es una tarea titánica, ya que la discapacidad no está en la agenda prioritaria de la institucionalidad.


Vencer el modelo centralizado y romper las barreras que limitan el acceso a los rincones de la bella Honduras que conduzcan al cumplimiento de los derechos fundamentales porque la discapacidad también existe fuera de las grandes ciudades, lo que se debe de acompañar con la gestión de recursos oportuna y la innegociable rendición de cuentas.


Fortalecer la transparencia será un medio para lavar el rostro del sector organizado. No podemos negar que en el pasado, gobierno y sociedad civil se prestaron para drenar fondos públicos, enriquecerse y frenar el lento desarrollo de las Personas Con Discapacidad; tampoco podemos olvidar preguntarnos ¿qué gobierno? o ¿cuál sociedad civil? ¡quien deba la factura que la pague! No podemos continuar apañando ningún rastro de opacidad que le reste virtud al trabajo realizado por el sector organizado de las Personas Con Discapacidad, el cual si pudiera verdaderamente articular las principales demandas haría sentir su fuerza como uno de los grupos vulnerabilizados con mayor presencia del país, con la capacidad de interlocutar sobre el marco jurídico, el diseño de las políticas públicas y el respeto de la institucionalidad.


Este último es el primer coyol que debe quebrar el sector organizado, ya que, si no somos competentes para que el “gobierno de la esperanza y los derechos humanos”, respete la institucionalidad creada en el periodo del presidente Zelaya y borrada ilegalmente de un plumazo en el 2013 por un decreto ejecutivo, no seremos capaces de mucho más.


Finalmente, los liderazgos estamos llamados a converger estratégicamente en construir un (ABC), Acuerdos Básicos Comunes que permitan trascender las agendas institucionales, liberándonos de protagonismos absurdos y mezquindades improductivas para fortalecer el tejido orgánico que canalizará las expectativas de la base organizada y articulará una propuesta estratégica que posicione la discapacidad y la defensa de los derechos de las Personas Con Discapacidad en la agenda pública.

La transparencia y la rendición de cuentas, así como fomentar la unidad entorno a los objetivos comunes son elementos que, a nuestro juicio, tienen que estar presentes en la construcción del ABC.


Quizá no sean todos los retos que enfrentamos como sector organizado, pero sin duda comenzar a abrir camino y construir desde la diversidad y las necesidades de los sectores vulnerabilizados permitirá avanzar hacia una sociedad incluyente y de bienestar común.



Editorial Coordinadora de Instituciones y Asociaciones de Rehabilitación de Honduras.

Derechos Reservados 2022

175 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo